Crean embriones híbridos oveja-humano para cultivar órganos.

Tras implantar células humanas en embriones de cerdo, investigadores norteamericanos dan este nuevo paso que podría ser clave para trasplantes.

En 2017 se produjo un importante descubrimiento en ingeniería genética, cuando investigadores del Instituto Salk de California lograron crear un embrión híbrido de humano y cerdo tras implantar células humanas en un embrión porcino y desarrollarlo hasta las cuatro semanas de vida. Ahora llega también de Estados Unidos la noticia de un segundo embrión híbrido de humano-animal, en esta ocasión de oveja. La autoría del hallazgo corresponde a un equipo de científicos de la Universidad de Stanford (California), que han creado el primer cruce entre estas dos especies diferentes introduciendo células madre humanas en embriones de oveja. La parte humana de estos embriones constituye menos del 1 % de sus células pero, según ha explicado el biólogo Hiro Nakauchi, “es un primer paso muy importante”. Esta investigación se ha basado en ensayos previos hechos por el mismo equipo, quienes ya consiguieron cultivar células humanas dentro de embriones de cerdo tal como contamos al principio.

Según los investigadores responsables, estos estudios, junto con otros trabajos de ingeniería genética en fase experimental, como la fabricación de organoides, podrían ser la solución para los miles de personas que están en listas de espera para recibir donaciones de órganos para trasplantes, muchos de los cuales mueren antes de obtener un donante compatible. España es el país líder mundial de transplantes pero incluso en su situación, mejor que la del resto del mundo, casi el 5% de los pacientes que esperan un hígado o un corazón, mueren antes de recibirlo.
Los órganos producidos a partir de estos embriones híbridos serían compatibles si al menos el 1% de las células fueran humanas, lo que supone que de momento no se pueden utilizar. Más allá del debate ético que siempre suscita la ingeniería genética, no hay duda de que el futuro pasa por este tipo de investigaciones, pues solo en Estados Unidos cada 10 minutos un nuevo paciente pasa a formar parte de una lista de espera de trasplantes.

Los últimos avances para pillar a tiempo el cáncer

Sobrevivir a un tumor depende en gran medida de cuándo se descubra. Las nuevas técnicas de diagnóstico permiten hacerlo de forma cada vez más simple, indolora y precoz.

¿Qué hace la mujer de la imagen con el móvil? Está usando SkinVision, una app que vigila manchas de la piel o lunares sospechosos. El usuario se hace una foto de la zona que elija, la sube a la aplicación y esta la analiza y avisa del nivel de riesgo de padecer un melanoma.

Es un buen ejemplo de las nuevas técnicas de detección del cáncer, quizá la enfermedad más temida: según la Sociedad Española de Oncología Médica, en nuestro país se detectaron cerca de 230.000 casos en 2017, y se prevé que la cifra aumente a unos 315.000 para el año 2035.

¡Te pillé, maldito!
Uno de los métodos más prometedores de detección temprana del cáncer es la biopsia líquida. Son muchos los científicos que trabajan con este análisis de sangre más sofisticado que el común, ya que implica un proceso de secuenciación del genoma que permite hallar restos tumorales en el ADN circulante. Estos rastros o marcadores son las mutaciones genéticas que indican que en alguna parte del organismo hay células malas haciendo de las suyas.

Y se están haciendo progresos. El patólogo chino Dennis Lo ha probado con éxito el método en la detección precoz de tumores nasofaríngeos cuando los pacientes aún no presentan síntomas. Y el pasado enero, un equipo internacional de investigadores anunció en Science una nueva técnica de biopsia líquida que detecta ocho tipos de cáncer muy comunes: de ovarios, de hígado, de estómago, de páncreas, de esófago, colorrectal, de pulmón y de mama. Este test experimental, llamado CancerSEEK, se hizo a 1.005 pacientes a los que ya se les había diagnosticado la enfermedad (en fase no metastásica) por otros medios, y funcionó en el 70 % de los casos.

Microondas chivatas
Existen otros métodos de detección sorprendentes para el profano. Por ejemplo, las microondas. Una iniciativa conjunta de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y el Hospital Clínico de Barcelona pretende usarlas para prevenir y diagnosticar el cáncer colorrectal, el tumor maligno de mayor incidencia en España, con más de 40.000 nuevos casos anuales, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer.

El proyecto se llama MiWEndo y lo lidera Marta Guardiola, joven investigadora de la UPF. Desarrolla antenas de microondas que pueden acoplarse a los endoscopios –los aparatos en forma de tubo usados en las colonoscopias– y permiten detectar con mayor precisión los pólipos y los tumores del colon. Cuando un paciente se somete a una colonoscopia, los médicos se encuentran con un problema: el intestino está lleno de pliegues y no cesa de moverse, así que es habitual que las lesiones pasen desapercibidas. Además, el examen resulta largo y puede ser doloroso, y los endoscopios no ofrecen la precisión necesaria.

Aunque la cámara integrada en su extremo muestra imágenes con nitidez, los pólipos ubicados en los pliegues intestinales se escapan a menudo a su objetivo. Guardiola aporta datos extraídos de la experiencia clínica: “Un 13 % del colon no se aprecia con este sistema, y un 22 % de los pólipos no se detectan. Son porcentajes altos, sobre todo si pensamos que estas pruebas se hacen a personas a las que ya se les ha detectado un riesgo previo”. ¿Y cómo funciona el dispositivo desarrollado por el proyecto MiWEndo?

Lo que digan los algoritmos
Es un cabezal que se acopla a cualquier aparato endoscópico normal y emite y recibe microondas. Cuando estas alcanzan un tejido, interactúan con él y emiten una señal que regresa a las antenas del endoscopio. Después, un algoritmo informático convierte la información recibida en una imagen que desvela si hay lesiones en el tramo final del aparato digestivo. La clave del proceso reside en una cualidad de las microondas: son muy sensibles a las propiedades eléctricas de los tejidos, que resultan distintas en los sanos y los enfermos. En los tumores hay muchos más capilares y, por tanto, más agua, y eso se refleja en la señal que devuelven al ser alcanzados por las microondas y en la imagen generada por el dispositivo.

Las primeras pruebas realizadas con muestras de colon extraídas de pacientes han incrementado la sensibilidad de las colonoscopias del 70 % al 94 %, un resultado que matiza la investigadora: “Hay que tener en cuenta que las condiciones de un tejido que se encuentra fuera del cuerpo son muy distintas de las que se dan en el interior del intestino”.

Para profundizar en las nuevas técnicas de detección del cáncer, puedes leer íntegro el artículo “¡Te pillé, maldito!”, escrito por Esther Paniagua, en el número 442 de Muy Interesante, ya en tu kiosco.

Si quieres conseguir este ejemplar, solicítalo a suscripciones@zinetmedia.es o descárgatelo a través de la aplicación de iPad en la App Store. También puedes comprarlo a través de Zinio o de Kiosko y Más.

Fuente: Muy Interesante

Marihuana vs. alcohol: ¿Qué es peor?

Con la legalización de la marihuana en aumento en algunos países, un número creciente de estudios explora los posibles daños y beneficios de esta droga. Sin embargo, una nueva investigación pone sobre la mesa que cuando se trata de la salud del cerebro, el alcohol es mucho más dañino que la marihuana.

Los científicos de la Universidad de Colorado en Boulder (EE. UU.) realizaron una revisión de los datos de imágenes existentes que analizaban los efectos del alcohol y la marihuana, o cannabis, en el cerebro. Los resultados han sido publicados en la revista Addiction.

Marihuana vs. alcohol: ¿Qué es peor?

Para este último estudio, Rachel Thayer, líder de la investigación y sus colegas trataron de aprender más sobre cómo el uso de marihuana afecta el cerebro pues, hasta ahora, los resultados de las investigaciones han sido mixtos.

“Cuando se observa estos estudios que datan de hace años, veremos que un estudio informará que el consumo de marihuana está relacionado con una reducción en el volumen del hipocampo. Luego aparece el próximo estudio, y dice que el uso de la marihuana está relacionado con cambios en el cerebelo… El punto es que no hay consistencia en todos estos estudios en términos de las estructuras cerebrales reales”, aclara Kent Hutchison, coautor del trabajo.

Con el objetivo de cerrar la brecha en esta inconsistencia, los científicos realizaron un nuevo análisis sobre los datos existentes de imágenes cerebrales. Analizaron cómo el uso de la marihuana afecta la materia blanca y la materia gris en el cerebro, y cómo se comparan sus efectos con otra “droga” a la que nos hemos acostumbrado tanto: el alcohol.

La materia gris es el tejido en la superficie del cerebro que consiste principalmente en cuerpos de células nerviosas. La sustancia blanca es el tejido cerebral más profundo que contiene fibras nerviosas mielinizadas, que son ramas que sobresalen de las células nerviosas que transmiten impulsos eléctricos a otras células y tejidos. Cualquier reducción en el tamaño de la sustancia blanca o gris o una pérdida en su integridad puede provocar alteraciones en el funcionamiento del cerebro.

El estudio incluyó las imágenes del cerebro de 853 adultos que tenían entre 18 y 55 años y 439 adolescentes con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años. Todos los participantes variaban en su consumo de alcohol y marihuana.

Los investigadores descubrieron que el consumo de alcohol, especialmente en adultos que habían estado bebiendo durante muchos años, fue asociado a una reducción en el volumen de materia gris, así como una reducción en la integridad de la sustancia blanca.

Sin embargo, el consumo de marihuana no pareció tener ningún impacto en la estructura de la materia gris o blanca ni en adolescentes ni en adultos.

La marihuana no tuvo impacto significativo en el cerebro

Con base en estos hallazgos, los investigadores creen que beber alcohol es probable que sea mucho más dañino para la salud cerebral que el consumo de marihuana.

“Aunque la marihuana también puede tener algunas consecuencias negativas, definitivamente no está cerca de las consecuencias negativas del alcohol”, comenta Kent Hutchison, coautor del trabajo.

Sin embargo, respecto a los posibles beneficios del consumo de marihuana, los científicos aclaran que aún se necesita más investigación para llegar a conclusiones concretas.

Referencia: Structural neuroimaging correlates of alcohol and cannabis use in adolescents and adults. Rachel E. Thayer et al. Addiction. DOI: 10.1111/add.13923

¿Qué es el efecto Mozart?

Algunas investigaciones han llegado a la conclusión de que escuchar composiciones del músico austriaco Wolfgang Amadus Mozart –al igual que otras piezas de música clásica– aceleraría el desarrollo temprano de ciertas cualidades cognitivas. Es una hipótesis sobre la que no hay acuerdo total, pues no pocos expertos argumentan que no hay nada probado en este sentido: como en muchas otras facetas del crecimiento intelectual de los niños, resulta difícil hacer experimentos rigurosos. En todo caso, un estudio llevado a cabo por neurólogos de la Universidad de Maryland (EE. UU) ofrece una pista sobre las posibles bases fisiológicas del presunto efecto Mozart.

Los autores del trabajo recopilaron datos sobre un tipo de célula presente en el área de procesamiento primario del cerebro durante el desarrollo temprano. Hasta ahora se pensaba que las llamadas neuronas de la subplaca formaban parte de un andamiaje estructural sin función en la transmisión de información sensorial, pero el experimento descubrió que sí que conducen señales. Este hallazgo respaldaría investigaciones anteriores que documentaban actividad cerebral de los fetos, hasta ahora sin localizar, en respuesta al sonido. Las citadas células nerviosas están entre las primeras que integran la corteza cerebral, región que controla la percepción, el razonamiento abstracto, el lenguaje y la memoria.

La teoría se empezó a fraguar en 1991, cuando el otorrinolaringólogo e investigador francés Alfred A. Tomatis publicó el libro Pourquoi Mozart, basado en su Método Tomatis. Se trata de un procedimiento terapéutico que utiliza música durante las sesiones de terapia con los pacientes, basándose en la idea de que la obra de Mozart puede incluso curar casos de depresión.​ El método de Tomatis pretende estimular el oído y el sistema nervioso para integrar aspectos diversos del desarrollo y el comportamiento humano. En 1993, la psicóloga Francesa Rauscher,​ de la Universidad de California​, describió en el artículo Music and Spatial Task Performance, publicado en la revista Nature,​ los efectos positivos en pruebas de razonamiento espaciotemporal que se observaron en 36 estudiantes que escucharon durante 10 minutos la sonata para dos pianos en re mayor KV 448/375a (incluida en el catálogo Köchel).

El estudio se hizo con tres grupos de alumnos de instituto. Mientras unos cde ellos escuchaba la citada obra de Mozart, un segundo grupo escuchaba instrucciones de relajación diseñadas para reducir la presión arterial y el tercero permaneció en silencio. Los investigadores encontraron que los alumnos que habían escuchado a Mozart obtuvieron puntuaciones más altas que los alumnos de los demás grupos.​

Sin embargo, la propia Francesca Rauscher ha dejado deja claro más tarde que no existe evidencia científica de que al escuchar algún tipo de música se incremente la inteligencia. Otra investigación posterior revela que las sonatas de Mozart son agradables para el oído, pero que de ahí no se puede deducir que potencien la inteligencia de los niños.

El yogur reduce el riesgo de accidente cardiovascular en los hipertensos

Se trata de un alimento con miles de años de historia cuyo invento se suele atribuir a los turcos y que, según se cree, empezó a consumirse antes incluso de que surgiera la agricultura –era un alimento básico para los pueblos nómadas–. De sus bondades han hablado numerosos estudios: se ha dicho que es muy rico en calcio, ayuda a reducir el colesterol, rebaja el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer (como el de colon), combate las diarreas y el estreñimiento, favorece la absorción de grasas y un largo etcétera.

Y a esa lista ahora debemos añadir otro: según sugiere un nuevo estudio publicado en el American Journal of Hypertension y elaborado por un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EE. UU.), una mayor ingesta de yogur por parte de hombres y mujeres hipertensos se asocia con un menor riesgo de que sufran en un futuro una enfermedad cardiovascular.

La presión arterial alta o hipertensión es uno de los principales factores de riesgo en el caso de las enfermedades cardiovasculares y afecta a entorno a mil millones de personas en todo el planeta; de hecho la cifra –que afecta en su mayoría a quienes viven en países con ingresos bajos y medios– se ha duplicado en los últimos cuarenta años. Normalmente se considera que un individuo sufre hipertensión arterial cuando su presión arterial sistólica (o máxima) supera los 140 milímetros de mercurio (Hg) y la presión diastólica (o mínima) está por encima de 90 mmHg. Aunque no son cifras que debamos tomar al pie de la letra, ya que también depende de factores como, por ejemplo, la edad o el género.

Ensayos clínicos llevados a cabo en el pasado ya habían demostrado los efectos beneficiosos que un consumo diario de yogur puede tener en nuestra salud cardiovascular. El mayor consumo de lácteos se ha asociado con efectos beneficiosos sobre las comorbilidades relacionadas con problemas cardiovasculares, como la hipertensión, la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina.

Los autores de este nuevo estudio estadounidense se basaron en los datos de 55.000 mujeres de entre 30 y 55 años participantes en el estudio clínico Nurses’ Health Study (ideado para investigar los factores de riesgo de las enfermedades más importantes en el sexo femenino) y de 18.000 hombres cuya edad oscilaba entre los 40 y los 75 años y que participaron en el Health Professionals Follow-Up Study (centrado en el género masculino). Todos ellos tenían una presión arterial alta.

En el primero se había pedido a las participantes, en 1980, que completaran un cuestionario con 61 puntos para informar de cómo había sido su dieta diaria habitual durante el año anterior. Posteriormente, también fueron informando de cualquier problema de salud diagnosticado por un médico, incluyendo los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares, y, para confirmarlos, los investigadores solicitaron el permiso de las interesadas para acceder a sus registros médicos.

Según los datos recogidos del Nurses’ Health Study, una mayor ingesta de yogur se asoció con una reducción del 30% en el riesgo de sufrir un infarto de miocardio por parte de las mujeres; y, según los aportados por el Health Professionals Follow-Up Study, esa reducción era del 19% en el caso de los hombres. Tomar más yogur y hacerlo a la vez que llevamos una dieta que en general sea saludable para el corazón se ha asociado con mayores reducciones en el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular en hombres y mujeres hipertensos.

“Creemos que la ingesta de yogur a largo plazo podría reducir el riesgo de problemas cardiovasculares, ya que algunos estudios anteriores habían demostrado los efectos beneficiosos de los productos lácteos fermentados”, explicó uno de los autores del artículo, Justin R. Buendia. “Aquí, hemos contado con una gran cohorte de hombres y mujeres hipertensos, que tuvieron un seguimiento de incluso más de 30 años. Nuestros resultados proporcionan una nueva evidencia importante de que el yogur puede beneficiar la salud del corazón de forma individual o como parte de una dieta rica en fibra, frutas, vegetales y granos integrales”, destacó el investigador.

Logran revertir con éxito el alzhéimer en ratones

Un estudio llevado a cabo por expertos del Cleveland Clinic Lerner Research Institute en Ohio (EE. UU.) revelan que atacar una enzima llamada BACE1 puede “revertir completamente” la acumulación de placa beta-amiloide en el cerebro, que es un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Por ahora, los hallazgos están limitados a los ratones, pero brindan la esperanza de que algún día los humanos puedan beneficiarse del mismo tratamiento.

Los investigadores, por Riqiang Yan, del Departamento de Neurociencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, explican que la enzima en cuestión ayuda a producir el péptido beta amiloide. Una acumulación excesiva de este péptido conduce finalmente a las patologías cerebrales relacionadas con el alzhéimer conocidas como placas beta-amiloides.

La enzima BACE1 logra hacer esto “escindiendo” o descomponiendo una proteína llamada proteína precursora de amiloide y también otras proteínas que regulan procesos importantes en el cerebro. Inhibirla con fármacos es delicado porque debido a que BACE1 controla muchos procesos importantes mediante la escisión de proteínas distintas a la APP (proteína precursora amiloidea), estas drogas podrían tener efectos secundarios graves.

De hecho, investigaciones anteriores han demostrado que la anulación del gen BACE1 en ratones conduce a defectos en el desarrollo de los axones de las neuronas, causando una mielinización insuficiente e incluso la depresión.

Por lo tanto, en el nuevo estudio, los investigadores tenían la intención de reducir esta enzima de forma más suave y gradual, con la esperanza de que produjera mejores resultados con menos efectos secundarios. Así, diseñaron genéticamente ratones que perderían esta enzima poco a poco, a medida que fueran envejeciendo.

Enfermedad revertida por completo

Los ratones se desarrollaron de forma perfectamente normal en la edad adulta. Procedieron criarlos con otros roedores que tenían síntomas similares al alzhéimer, como la acumulación de placa amiloide en el cerebro.

La descendencia posterior de los roedores también comenzó a acumular placa en sus cerebros desde una edad bastante temprana. Pero a medida que envejecían, y perdían más cantidad de enzima BACE1, sus placas comenzaron a desaparecer gradualmente. De hecho, con 10 meses, los ratones no tenían placas beta-amiloides detectables.

Esta no fue la única señal de que la pérdida de enzima ayudó a revertir el alzhéimer: los niveles de péptido beta-amiloide de los ratones también disminuyeron, y la microglía, células cerebrales que, cuando se activaban, se habían correlacionado previamente con la densidad de la placa amiloidea, ahora estaban desactivadas.

Además, estos cambios neuronales quedaron reflejados asimismo en las habilidades de memoria y aprendizaje de los ratones, que también mejoraron.

“Hasta donde sabemos, esta es la primera observación de una inversión tan dramática de la deposición de amiloide en cualquier estudio de modelos de ratón con enfermedad de Alzheimer”, explica Riqiang Yan, líder del trabajo. “Nuestros datos muestran que los inhibidores de BACE1 tienen el potencial de tratar a pacientes con enfermedad de Alzheimer sin toxicidad no deseada”, aclara.

Referencia: BACE1 deletion in the adult mouse reverses preformed amyloid deposition and improves cognitive functions. Xiangyou Hu, Brati Das, Hailong Hou, Wanxia He, Riqiang Yan. Journal of Experimental Medicine 2018 DOI: 10.1084/jem.20171831

La comida ultraprocesada puede aumentar el riesgo de cáncer

El estudio ha asociado la ingesta de estos alimentos a un 12% más de riesgo.

Un amplio estudio sugiere que aumentar el consumo de alimentos ultraprocesados, como refrescos y bebidas azucaradas, fideos instantáneos o bocadillos/aperitivos envasados, puede estar relacionado con un aumento proporcional del riesgo de cáncer. Sin embargo, los expertos advierten que el hallazgo provino de un estudio observacional y, por tanto, se debe realizar más investigación para confirmar estos resultados.

Los estudios observacionales no están diseñados para demostrar causa y efecto, pero pueden ofrecer información sobre los vínculos entre variables tales como la dieta y la enfermedad.

En este caso, los investigadores analizaron la dieta y la salud de 105.000 personas de mediana edad en el estudio de cohorte NutriNet-Santé. Los participantes dieron información sobre su consumo típico de miles de alimentos diferentes (3.300 concretamente). Descubrieron que por cada aumento del 10% en la proporción de alimentos ultraprocesados consumidos, había un 12% más de riesgo de cáncer.

El análisis adicional reveló un aumento del 11% en el riesgo de cáncer de mama, pero no un vínculo significativo en el caso de cáncer de próstata o cáncer colorrectal.

Implicaciones para la salud y el bienestar

Las últimas estimaciones de las cifras mundiales sugieren que hubo 14,1 millones de nuevos casos de cáncer en 2012, y que se espera que esta cifra aumente a 24 millones para 2035.

En su nuevo estudio, los investigadores citan la evidencia científica que sugiere que muchos países están caminando hacia un mayor consumo de “alimentos ultraprocesados”, o alimentos que se han sometido a varios “procesos físicos, biológicos y / o químicos”. Por ello, se deben estudiar las consecuencias para la salud de esta tendencia, porque los alimentos ultraprocesados tienen una serie de características que podrían ser causantes de enfermedades. Para empezar, son más altos en azúcar y sal añadida, así como en grasas totales y grasas saturadas, y son más bajos en fibra y vitaminas.

Además, estos alimentos contienen aditivos que, aunque aprobados para uso alimentario, siguen siendo controvertidos, ya que algunos estudios en animales y células han sugerido que pueden causar cáncer.

Es un campo de investigación relativamente nuevo

La evidencia sólida es “aún muy escasa”, escriben los autores. Este estudio “es el primero en investigar y resaltar un aumento en el riesgo de cáncer general y, específicamente, de cáncer de mama asociado con la ingesta de alimentos ultraprocesados”.

Clasificación detallada de alimentos

Para su estudio, la incidencia de cáncer se midió durante un promedio de 5 años. Los datos se tomaron de la información sobre los informes de los participantes y se cotejaron con los registros médicos y las bases de datos nacionales.

Los investigadores clasificaron los alimentos en cuatro grupos, de acuerdo con el “alcance y el propósito del procesamiento industrial de alimentos”. Los alimentos ultraprocesados son aquellos que, según el sistema de clasificación utilizado en el estudio, se someten al procesamiento de alimentos más industrial.

Algunos ejemplos de sustancias añadidas durante el procesamiento industrial incluyen agentes aromatizantes, colorantes, humectantes, emulsionantes y edulcorantes artificiales.

El estudio no reveló una relación significativa entre el cáncer y el consumo de alimentos menos procesados, y un menor riesgo de cáncer general y cáncer de mama con la ingesta de alimentos frescos y mínimamente procesados.

Referencia: Consumption of ultra-processed foods and cancer risk: results from NutriNet-Santé prospective cohort BMJ 2018; 360 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.k322

Germán Madrazo cumple con debut en los Juegos Olímpicos de PyeongChang

PyeongChang.- El mexicano y abanderado de la representación nacional, Germán Madrazo, cumplió en su debut en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018, al culminar en la prueba de Cross Country a 15 kilómetros en el sitio 116.

A sus 43 años de edad, el originario de Querétaro mostró aptitud y grandeza para tomar parte en la especialidad en donde se enfrentó a grandes esquiadores como el suizo y medallista olímpico en la prueba, Dario Colonga, quien no tuvo problemas para agenciarse el oro.

El mexicano Germán Madrazo llegó a la meta ondeando una bandera de nuestro país. Foto: Reuters

Madrazo, quien fue el último en integrarse a la delegación mexicana para este concurso invernal, se mantuvo sólo con el deseo de terminar la prueba y desde luego demostrar que cuando se tiene la determinación se puede llegar a cumplir con los objetivos y al final detuvo el reloj en 59:35.4 minutos.

El mexicano formó parte del grupo de latinos con el argentino Matías Zuloaga, el chileno Yonathan Fernández, el brasileño Víctor Santos, el ecuatoriano Klaus Jungbluth Rodríguez, el colombiano Sebastián Uprimny y el boliviano Timo Juhani Gronlud.

El mexicano Germán Madrazo llegó a la meta ondeando una bandera de nuestro país. Foto: Reuters

Radicado en Texas, Estados Unidos, Madrazo formó parte de los 119 competidores que tomaron la prueba. Al final entró empuñando la bandera mexicana y recibió la felicitación del monarca olímpico Dario Colonga.

La medalla de oro quedó en poder de Colonga con un tiempo de 33:43.9 minutos para convertirse en bicampeón olímpico, seguido del noruego Simen Hegstad Kruger con 34:02.2 y del ruso Denis Spitsov, quien compitió bajo la bandera del COI, con un tiempo de 34.06.9.

Descubren que los cítricos tienen un origen asiático.

Un único árbol de hace 8 millones de años del sudeste del Himalaya dio lugar a la compleja variedad de cítricos que existen en la actualidad.

De entre los muchos alimentos que se engloban dentro del paraguas de la dieta mediterránea, los cítricos han ocupado, tradicionalmente, un lugar privilegiado. No obstante, una investigación ha determinado que su verdadero origen no está en los cultivos de la Europa más occidental, sino que es asiático. Es más, todos ellos tienen un origen común.

A pesar de que se los cítricos son uno de los tipos de frutas más comercializados del mundo, había algo que despistaba a los científicos, y que dificultaba su clasificación: y se trata de su alto nivel de hibridación.

Las naranjas, las mandarinas, los limones, los pomelos… y así hasta 60 variedades de cítricos fueron analizados por un equipo de científicos, que concluyeron que su procedencia era única: un tipo de árbol hace 8 millones de años, en una región en las faldas de Himalaya. En concreto, el área de procedencia de este árbol, del que se originaron todos los cítricos, era un bosque lluvioso de clima tropical al sudeste del Himalaya, en una región que incluye la zona oriental de Assam, al norte de Myanmar y el oeste de Yunnan.

“Nuestros análisis sugieren que las especies cítricas ancestrales sufrieron un evento de especiación repentina durante el Mioceno tardío, hace unos 8 millones de años”, detallan los investigadores en el estudio, publicado por la revista Nature.

Esta especiación coincidió con una transición pronunciada de las condiciones del monzón húmedo a un clima más seco.

Así, se produjo una separación que dio lugar a la compleja variedad de cítricos que existen en la actualidad, distinguiendo tipos puros e híbridos; lo que implica, además, un complejo proceso de “domesticación” por parte del ser humano.

“Los primeros intentos de domesticar estos frutos se basaron en la propagación asexual a través de semillas sin fecundación y la selección deliberada de rasgos específicos”, revela el investigador Manuel Talón a la Agencia SINC, autor principal de la investigación y científico del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA).

Una reformulación del género ‘Citrus’
El nuevo trabajo desafía las propuestas anteriores para la taxonomía de los cítricos. De hecho, los científicos comparan el complejo historial de mezcla de los cítricos cultivados por el hombre con el que experimentaron otros cultivos bien reconocidos, como el arroz y el maíz, e incluso otros áboles frutales, como la manzana y la uva.

Otros grupos de cítricos cultivados, los híbridos, se originaron a partir de hibridaciones de dos especies parentales puras.

En general, el trabajo presenta ideas que dan la clave sobre el origen, la evolución y la domesticación de los cítricos, y la genealogía de las variedades silvestres y cultivadas más importantes.

Tomados en conjunto, estos hallazgos trazan un nuevo marco evolutivo para estos cultivos frutales: un escenario que desafía los actuales pensamientos taxonómicos y filogenéticos, y apunta hacia una reformulación del género Citrus.

Fuente: Muy Interesante

Té caliente, tabaco y alcohol: riesgo de cáncer de esófago

Los que beben té a altas temperaturas, alcohol en exceso y fuman tienen un riesgo de cáncer de esófago cinco veces superior.

Beber el té muy caliente no solo puede hacer que te quemes. Además puede estar relacionado con un riesgo más elevado de sufrir cáncer de esófago, sobre todo si además lo hacen individuos que consumen alcohol y fuman cigarrillos. Eso se deduce de un estudio llevado a cabo por la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo basado en el seguimiento a largo plazo de más de 450.000 participantes. El estudio ha aparecido publicado en Annals of Internal Medicine.

China es uno de los países del mundo con mayor incidencia de cáncer de esófago, una enfermedad cuya prevalencia está en aumento y cuya tasa de supervivencia es bastante baja, sobre todo en varones residentes en zonas poco desarrolladas. También se da la circunstancia de que China es uno de los países donde más té se bebe. Los hombres chinos son grandes consumidores, además de ser muy propensos a fumar y a beber alcohol. El tabaquismo y la ingesta de alcohol, así como los compuestos químicos y los efectos térmicos negativos del té caliente, aumentan de forma relevante las consecuencias de la asociación entre el consumo de té y el riesgo de cáncer.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo entrevistaron a los participantes inscritos en el estudio China Kadoorie Biobank (CKB). Excluyeron a aquellos que habían sido diagnosticados previamente de cáncer o que habían reducido el consumo de té, de alcohol o de tabaco para tratar de averiguar si beber esa infusión a altas temperaturas se puede asociar a un riesgo más elevado de cáncer de esófago.

En la investigación se tuvieron en cuenta los datos de 456.155 personas de entre 30 y 79 años durante un periodo de seguimiento medio de 9,2 años. Los autores del estudio comprobaron que había una conexión entre beber té caliente y tomar alcohol en exceso y fumar mucho con el riesgo de cáncer de esófago. Aquellos individuos que consumieron té a altas temperaturas, bebieron alcohol excesivamente y fumaron tenían un riesgo de cáncer de esófago más de cinco veces superior que aquellos otros que no tenían ninguno de esos tres hábitos.

En el lado opuesto, la moderación en la ingesta de alcohol, de fumar y de beber té a diario no se asoció con el riesgo de padecer cáncer de esófago.

Según los autores del estudio, estos hallazgos sugieren que abstenerse de beber té excesivamente caliente puede ser beneficioso para las personas que consumen alcohol en exceso o fuman.

Fuente: Muy Interesante