Nueva esperanza para prevenir el estrechamiento de la aorta

Una investigación halla la clave para prevenir la estenosis aórtica, una patología grave que reduce el volumen de sangre que llega a los tejidos y debilita el corazón.

La aorta es un gran vaso sanguíneo por el que la sangre fluye del corazón al resto del sistema circulatorio. Y, para que este delicado pero vital proceso se suceda con normalidad, juega un papel imprescindible la válvula aórtica. Esta válvula se abre y se cierra tanto para dejar que la sangre fluya hacia fuera, como para impedir que regrese de nuevo al corazón.

La valvulopatía aórtica calcificada (CAVD por sus siglas en inglés), es una patología del corazón por la cual, o bien la válvula no cierra y abre bien, o su estrechez impide que la sangre fluya como debería. Este proceso puede desencadenar en una enfermedad más grave: la estenosis, un estrechamiento severo de la válvula aórtica que reduce el flujo de sangre a los tejidos del cuerpo y debilita el corazón.

Hoy, el único tratamiento para la estenosis es el reemplazo de la válvula, que generalmente requiere una cirugía arriesgada y costosa a corazón abierto. Pero gracias a una investigación de la Estación de Investigación Agrícola Arlington de la Universidad de Wisconsin-Madison, se ha abierta una posible vía de tratamiento que permitiría prevenir la enfermedad y evitar así tal intervención.

Los investigadores analizaron, por primera vez, el conjunto de eventos que puede desencadenar en una estenosis.

“Con una mejor comprensión de cómo progresa la enfermedad desde etapas tempranas a etapas posteriores, eventualmente podremos detener el CAVD y evitar la cirugía de reemplazo valvular”, detallan los investigadores en el estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La investigación se realizó en modelos de cerdo, dado que el corazón de animales tan pequeños como los ratones es muy diferente del de los humanos.

Los corazones de cerdo proporcionaron una instantánea de la CAVD en sus fases tempranas, que es difícil de capturar en humanos, mostrando que la enfermedad comienza con la acumulación de ciertas moléculas de azúcar llamadas glicosaminoglicanos (GAG) en el tejido valvular.

Modificando la cantidad de GAG ​​a la que estaban expuestas estas células valvulares, observaron resultados sorprendentes que desafiaron las suposiciones anteriores.

Cuantos más glicosaminoglicanos recibían, menos factores inflamatorios se producían en las células. Los GAG hicieron aumentar directamente una sustancia química necesaria para desarrollar nuevos vasos sanguíneos. Además, los GAG atraparon moléculas de lipoproteína de baja densidad (LDL).

Una nueva vía de tratamiento
El siguiente paso consistiría en desarrollar fármacos que puedan evitar que el CAVD progrese hacia la estenosis haciendo que los glicosaminoglicanos sean menos propensos a unirse a estas lipoproteínas LDL.

Evitando que se produzca estenosis, no solo acabaríamos con esta patología cardiaca, sino que podríamos evitar una arriesgada y compleja cirugía de corazón.

Referencias: El estudio ha sido financiado por los Institutos Nacionales de Salud y la Asociación Estadounidense del Corazón.

Una ensalada al día mantendría el cerebro 11 años más joven

Un estudio en adultos mayores ha relacionado una mejora de la memoria y la capacidad cognitiva con el consumo periódico de hortalizas de hoja verde.

El paso del tiempo, el envejecimiento, el acortamiento de los telómeros… Es algo que no podemos evitar. A medida que vamos cumpliendo años, naturalmente, las habilidades cognitivas y la memoria disminuyen.

Sin embargo, ingerir una porción de verduras de hoja verde al día puede ayudar a preservar la memoria y las habilidades cognitivas, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Rush en Chicago.

El ácido fólico, del grupo B de las vitaminas, se encuentra en grandes cantidades en las verduras de hoja verde, como las espinacas, las acelgas o la lechuga.

En la investigación, 960 adultos mayores completaron cuestionarios sobre alimentos y recibieron evaluaciones cognitivas anuales, en un seguimiento que duró casi 5 años.

Los resultados fueron claros: de las personas observadas en la investigación, aquellas que periódicamente consumían una porción de verduras de hoja verde presentaron una tasa de disminución más lenta en las pruebas de memoria y habilidades de pensamiento que las personas que rara vez o nunca las ingerían.

Además, los adultos mayores con este hábito de alimentación dieron muestras de ser cognitivamente 11 años más jóvenes.

A mayor frecuencia, mejor
Los participantes también completaron el cuestionario de frecuencia de alimentos, que evaluó la frecuencia y la cantidad de porciones de media taza que comieron hortalizas de hoja verde, como las espinacas, la col rizada, las acelgas o la lechuga.

En concreto, el estudio dividió a los participantes en cinco grupos según la frecuencia con que comían verduras de hoja verde, y comparó las evaluaciones cognitivas de los que más comieron (un promedio de aproximadamente 1,3 porciones por día) y los que menos comieron (0,1 porciones por día).

En general, los puntajes de los participantes en las pruebas de pensamiento y memoria disminuyeron a un ritmo normal, correspondiente a la degradación normal de las capacidades asociadas a la edad.

No obstante, la tasa de disminución cognitiva para aquellos que ingerían los vegetales más a menudo fue más lenta que la tasa para aquellos que consumían menos vegetales de este tipo. Una diferencia de pérdida de capacidades equivalente a tener 11 años menos de edad, según Morris.

El estudio tuvo incluso en cuenta variables implicadas que afectan a la salud cerebral: el consumo de bebidas alcohólicas, el tabaquismo, la presión arterial alta, la obesidad, el nivel educativo y la cantidad de actividades físicas y cognitivas.

Aún así, la relación que establece el estudio puede presentar matices. ”Los resultados del estudio no prueban que comer verduras de hoja verde ralentiza el envejecimiento cerebral, pero muestra una asociación”, en palabras de la Dra. Morris. “El estudio no puede descartar otras posibles razones de esta relación”.

Debido a que el estudio se centró en los adultos mayores, los resultados pueden no aplicarse a los adultos más jóvenes. A partir de ahora los resultados deberán ser confirmados por otros investigadores en diferentes poblaciones y mediante ensayos aleatorios para establecer una relación de causa y efecto entre el consumo de hojas verdes y la reducción en la incidencia de deterioro cognitivo.

Fuente: Universidad de Rush. ‘Daily Leafy Greens May Slow Cognitive Decline’. (2017).

Crean un cristal que se autorrepara en segundos

Un grupo de investigadores japoneses descubre por accidente un polímero que se recompone cuando se presiona con los dedos.

Un estudiante de la Universidad de Tokio, Yu Yanagisawa, estaba trabajando en el desarrollo de un nuevo adhesivo cuando, por accidente, obtuvo un resultado muy diferente a su objetivo inicial.

Yanagisaw cortó sin querer el polímero de baja presión molecular con el que trabajaba. Sin embargo, no tardó mucho en percatarse de que el quebrado del material volvía a unirse al poco después, si se mantenía bajo una presión leve.

“Es muy robusto desde el punto de vista mecánico, a la vez que puede repararse rápidamente aplicando presión en las superficies fracturadas”, asegura el profesor Takuzo Aida, director del equipo japonés.

Los investigadores realizaron pruebas posteriores para verificar que este hecho no había sido producto de una mera casualidad. Y, en efecto, no se trataba del azar: el nuevo polímero de baja presión molecular tiene propiedades de autorreparación nunca vistas.

A diferencia de otros polímeros, que también tienen la capacidad de autorrepararse, este nuevo material no necesita altas temperaturas para que se lleve a cabo el proceso reconstructivo. Hasta ahora, era necesaria una temperatura de aproximadamente unos 120º C para reorganizar su estructura.

En cambio, el vidrio que se fabrica con este nuevo material puede repararse presionando con los dedos (a una temperatura aproximada de 21 º C) las piezas rotas durante unos cuantos segundos, llegando a recuperar su resistencia original después de unas horas.

Bueno, Barato y Ecológico
Expandir la gama de materiales que se pueden reparar es un desafío importante para las sociedades sostenibles. Los polímeros no cristalinos de alto peso molecular generalmente forman materiales mecánicamente robustos, que, sin embargo, son difíciles de arreglar una vez que están fracturados.

Ya se habían desarrollado materiales como el caucho autorreparable, pero los científicos aseguran que es la primera vez que se crea una sustancia dura que puede recomponerse a temperatura ambiente.

Las aplicaciones que puede tener este tipo de polímero abarcan una amplia gama de posibilidades. Una de las utilidades más cercanas e inmediatas es en la tecnología que usamos día a día: este vidrio tiene la capacidad de utilizarse para diferentes dispositivos electrónicos, como las pantallas de nuestros móviles u otros aparatos frágiles.

Como norma general, las reparaciones de estos cristales siempre han sido bastante costosas, y los protectores deben cambiarse con regularidad cada vez que sufren una fractura. Por ello, este descubrimiento parece ser una gran solución al problema de las pantallas de los teléfonos.

“Espero que el vidrio que se repara a sí mismo se convierta en un nuevo material amigable con el medioambiente, que no haga falta tirar cuando se rompa”, destaca Yanagisawa, aportando la visión ecológica de este polímero.

Revelan el mecanismo que relaciona la carne roja y el cáncer

La bioinformática ha detallado la evolución de un gen que codifica un azúcar muy perjudicial para la salud humana, y ayuda a definir qué animales son más aptos para el consumo.

En 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe concluyendo que la carne roja era “probablemente carcinogénica para los seres humanos”. Un anuncio que no hizo más que condensar la amplia literatura científica que relaciona el alto consumo de carnes rojas con la incidencia de cáncer, en concreto, de tipo colorrectal.

Asimismo, variedad de estudios encuentran una relación entre los azúcares y la incidencia de cáncer así como la inflamación de los tejidos, aunque los científicos desconocen exactamente por qué.

Una sustancia sacarosa, llamada Neu5Gc, presente en muchos animales, pero no en todos; está relacionada directamente con inflamación, artritis e incluso cáncer. Eso sí, solo en aquellos animales que no poseen el gen que lo codifica, CMAH, incluido el ser humano.

Ante la ausencia de este gen, la presencia de Neu5Gc en el organismo se considera una presencia extraña, lo cual resulta perjudicial para la salud humana.

Ahora sabemos qué animales poseen el azúcar perjudicial y cuáles no gracias a un estudio de la Universidad de Nevada, en Reno (Estados Unidos), liderado por el español David Álvarez.

Un hallazgo que puede ser clave para identificar qué animales son más aptos para el consumo humano; así como cuáles pueden ser más adecuados para el trasplante de órganos.

El investigador principal, David Álvarez, biólogo informático y doctorado en genética, ha detallado a Muy Interesante en qué ha consistido el estudio: “A través de la bioinformática, hemos elaborado una especie de árbol genealógico de la evolución de este gen analizando 322 genomas, identificando este gen en algunos animales en los que se desconocía que existía”.

El gen que se perdió por el camino
Hace unos dos millones de años, nuestros antepasados perdieron el gen CMAH, responsable de codificar el azúcar Neu5Gc. Por ello, ahora la presencia de este azúcar en el cuerpo humano se considera “una sustancia extraña”, con las consiguientes consecuencias para la salud humana; y lo mismo ocurre con otros animales.

Así, el equipo ha descubierto nuevos animales que han perdido este gen en algún momento de su evolución y están libres del azúcar perjudicial, como le ocurrió al ser humano.

Entre ellos figuran dos grupos de murciélago, un tipo de ballena, un tipo de ciervo, un tipo de anfibio llamado ajolote, un tipo de erizo, un tipo de reptil y el ornitorrinco; además de aquellos animales que ya se conocía que estaban desprovistos de este gen y que, por tanto, son más aptos para el consumo humano, como todas las aves o los hurones.

En cambio, la vaca, el cordero y el cerdo, pero también varios tipos de pescado y otros animales poseen el gen y, por tanto, el azúcar Neu5Gc. “Al consumir su carne, el ser humano adquiere este azúcar y resulta tóxico para nosotros”.

De los pescados, se sabe que muchos de ellos poseen en gen en pocas cantidades; sin embargo, “el caviar sí tiene altas concentraciones de Neu5Gc, aunque no tanto en la carne”, indica Álvarez.

Por su parte, los ratones sí presentan este tipo de azúcar, a diferencia del humano; lo cual puede convertirse en un sesgo a la hora de crear modelos de ratón para el estudio de patologías, especialmente en el cáncer. “Dependiendo de la investigación, deberíamos utilizar animales que no tengan este azúcar, creando modelos del animal a los que les hayamos eliminado el gen en cuestión”, revela Álvarez.

La presencia o ausencia de este gen parece totalmente aleatoria. “No hemos podido entender por qué unas especies han perdido el gen y otras, no”, explica Álvarez, quien reconoce que investigaciones futuras deben destinarse a ese campo de estudio.

En cuanto a los seres humanos, existen varias hipótesis para explicar por qué se produjo la capacidad para sintetizar este azúcar gracias al gen CMAH.

“La más extendida postula que este gen se perdió porque nos hacía más vulnerables a determinadas enfermedades, como una cepa de malaria que sí afecta a otros animales, como los chimpancés y los gorilas”, detalla el investigador.

Un azúcar maligno, solo para algunos
Neu5Gc proviene de otro azúcar más primitivo, Neu5Ac, que está presente en la superficie de las células; este otro azúcar previo actúa como un código o lenguaje entre células, que sirve para que se reconozcan las unas a las otras.

Aunque Neu5Gc es similar, es tóxico para nosotros, sencillamente porque no poseemos el gen que lo codifica. No obstante eso no significa que no podamos sintetizarlo. De hecho, en el organismo humano existen pequeñas concentraciones de esta sustancia, que se asimila en los tejidos; de ahí el daño que produce.

Si bien se relaciona con mayor incidencia de cáncer, entre otras afecciones, no significa que sea totalmente tóxica. “El cuerpo puede sobrevivir sano perfectamente con bajas dosis de este azúcar, eso sí, en cantidades pequeñas”.

Ahora bien, ¿la presencia de este azúcar es la que cataloga los productos animales como carnes rojas o blancas?

No exactamente. Según Álvarez, son clasificaciones distintas. De hecho, algunas partes del cerdo se consideran carne blanca, si bien todo el animal tiene altas concentraciones del azúcar perjudicial.

Además, este hecho contraviene una tendencia reciente en los trasplantes: intentar que los órganos de cerdo se conviertan el candidatos ideales para los trasplantes.

De la misma manera, los pescados no se consideran carne roja, pero según la reciente investigación, algunos de ellos lo poseen, y otros, no.

Por tanto, los animales que, como el ser humano, no poseen el azúcar Neu5Gc de manera natural en el organismo serían los más aptos para su consumo, como las aves.

No obstante, en un futuro próximo sería posible crear animales transgénicos eliminando este gen de su organismo, adaptándolos para el consumo humano sin consecuencias negativas para la salud.

Fuente: ESPN

Logran combatir el cáncer a través del esperma

Los espermatozoides actuarían como vehículo de los fármacos de quimioterapia dirigidos contra tumores malignos en el cuello del útero.

Los fármacos citostáticos, es decir, la quimioterapia, pueden detener la propagación de las células cancerosas o las destruyen. No obstante, aunque la quimioterapia estándar es tóxica para las células tumorales, también lo es para las células sanas.

Se ven afectadas por ella, especialmente, las células que se dividen rápidamente, como las de la médula ósea, las raíces capilares y las células de la mucosa en el tracto gastrointestinal, provocando dañinos efectos secundarios para los pacientes: náuseas, vómitos, sudor, temblores, fiebre, caída del cabello, pérdida del apetito, diarrea, dolor de estómago, alteraciones en la sangre, fatiga, alto riesgo de infecciones y deterioro de diferentes órganos.

No obstante, si la quimioterapia estuviera destinada específicamente dirigida a las células tumorales, se terminaría con los efectos colaterales de esta agresiva terapia anticáncer.

Ahora, una innovadora terapia puede dirigir los fármacos de la quimioterapia directamente a las células tumorales del tracto reproductivo femenino a través de un curioso sistema de transporte: el esperma.

El laboratorio del Dr. Haifeng Xu, del Instituto Leibniz de Investigación del Estado Sólido y Materiales, en Alemania, ha desarrollado espermatozoides con doxorubicina, un fármaco de quimioterapia, y lo ha diseminado en un medio de laboratorio ante células tumorales de cáncer de cérvix. Como resultado, el esperma mató al 87% de las células tumorales en menos de tres días.

Un avance que, si bien aún no ha sido probado en humanos, podría suponer una revolución en el tratamiento del cáncer, aumentando la esperanza de vida de los pacientes en tratamiento, y permitiendo dirigir mucho más el tratamiento anticáncer con más efectividad y precisión.

¿Cómo puede el esperma reconocer a los tumores?

La clave de la revolucionaria terapia reside en la capacidad de los espermatozoides de detectar las células tumorales. Para lograrlo el equipo alemán equipó a los espermatozoides con pequeños arneses magnéticos de cuatro brazos que les permitieron ser guiados por imanes. Tal y como se describe en el estudio, se trata de un micromotor impulsado por el esperma.

Cuando los espermatozoides golpean un tumor sólido, los brazos se abren, liberando los espermatozoides y permitiéndoles nadar hacia el tumor. Una vez allí, se administra el fármaco a través de la fusión de la membrana celular del tumor con el espermatozoide.

En general, las células de esperma son excelentes candidatas para operar en entornos fisiológicos, ya que no expresan proteínas patógenas ni proliferan para formar colonias indeseables, a diferencia de otras células o microorganismos.

Según los resultados obtenidos en el laboratorio, las células de esperma exhibieron una alta capacidad de encapsulación de fármaco y estabilidad portadora de fármaco, minimizando convenientemente los efectos secundarios tóxicos y la acumulación indeseada de fármaco en tejidos sanos.

“Además del cáncer, los espermatozoides pueden ser útiles para tratar otras afecciones que afectan el tracto reproductivo femenino, como la endometriosis o los embarazos ectópicos”, detalla el director del estudio, el Dr. Xu.

Las carencias de la quimioterapia
La quimioterapia, pese a ser uno de los tratamientos más utilizados frente al cáncer, es también uno de los más tóxicos, generando la necesidad de probar terapias alternativas que reduzcan el daño en los pacientes, como la inmunoterapia, que combate las células tumorales utilizando el propia funcionamiento inmunológico humano.

El cáncer es un conjunto complejo de muchas enfermedades; por ello, la tendencia actual de su tratamiento y erradicación reside ya en la personalización de las terapias, y en dirigir el tratamiento a las células tumorales propiamente dichas, más que al conjunto del organismo.

Referencias: Sperm-Hybrid Micromotor for Targeted Drug Delivery. Xu, Haifeng; Medina-Sánchez, Mariana; Magdanz, Veronika; Schwarz, Lukas; Hebenstreit, Franziska; Schmidt, Oliver G. (2017). American Chemical Society. Doi: 10.1021/acsnano.7b06398

La NASA y GOOGLE descubren dos nuevos exoplanetas mediante inteligencia artificial

El sistema solar, bautizado como Kepler-90, tiene tantos planetas como el nuestro.

La NASA y Google han anunciado un gran descubrimiento: un sistema solar gemelo localizado por la sonda espacial Kepler gracias a la ayuda de inteligencia artificial. El sistema solar Kepler-90 cuenta con 8 planetas, al igual que el nuestro y se han identificado y validado concretamente dos nuevos mundos: Kepler-90i, un orbe caliente y rocoso que rodea una estrella similar al Sol llamada Kepler-90, que está a 2.545 años luz de la Tierra y Kepler 80g.

¿Cómo ha descubierto la IA de Google los exoplanetas?

Un equipo de científicos entrenó una máquina para que aprendiera (lo que conocemos como aprendizaje automático) a detectar exoplanetas a través de las lecturas de luz registradas por el telescopio espacial Kepler, esto es, los nimios cambios de brillo captados cuando un planeta pasa delante de una estrella o la transita.

“De la forma en que lo veo, lo que hemos desarrollado aquí es una herramienta para ayudar a los astrónomos a tener más impacto”, comentó Christopher Shallue, ingeniero de software de Google.

De hecho, los astrónomos ya conocían el sistema solar Kepler-90, pero no habían detectado previamente estos planetas. En cuanto a Kepler-90i, parece ser el tercer planeta de la estrella -similar a nuestro Sol-, y orbita aproximadamente cada 14 días. La temperatura en la superficie se calcula en alrededor de 980 ºC. Se trata de un planeta muy pequeño (similar al tamaño de Mercurio) y sin condiciones de habitabilidad, pero nos ayuda a seguir recabando más datos para nuestros modelos de formación planetaria.

La IA de Google procesó 14.000 millones de puntos de datos a partir de cuatro años de imágenes de Kepler, utilizando lo que se conoce como una red neuronal (bastante básica, por cierto) que, de alguna forma, imita la forma en que el cerebro humano procesa la información.

“Tal y como esperábamos, hay descubrimientos emocionantes escondidos en nuestra información archivada de Kepler, esperando la adecuada herramienta o tecnología para ser descubiertas. Este hallazgo demuestra que nuestra información será un tesoro oculto disponible para los investigadores innovadores de los próximos años”, explica Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA.

Algoritmos y exploración espacial

La NASA y Google exponen que esta nueva tecnología ayudará a los científicos a encontrar muchos más exoplanetas en el futuro. De hecho, están convencidos de que el sistema solar Kepler-90 probablemente tenga más planetas que aún no hemos detectado.

“Sería casi sorprendente para mí si no hubiera más. ¿Es realmente tan extraordinario un sistema solar de ocho planetas como el nuestro? Tal vez hay sistemas con tantos planetas que hacen que nuestro sistema solar parezca ordinario”, reflexiona Andrew Vanderburg de la NASA.

Está claro que arrancamos una nueva etapa de uso intensivo de los algoritmos de inteligencia artificial en la exploración espacial.

Más planetas por descubrir

El total de exoplanetas confirmados hasta el momento por la agencia espacial es ahora de 2.525, y 10 de ellos pueden ser rocosos, del tamaño de la Tierra y posiblemente habitables para la vida extraterrestre.

Pese al empleo de la inteligencia artificial para el descubrimiento de nuevos mundos, Jessie Dotson, científica del proyecto Kepler en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, explicó que los astrónomos siempre serán necesarios para clasificar los objetos antes de alimentar la información en una red neuronal, de modo que la IA pueda aprender a ver los datos nuevos.

¿Estamos ante una nueva era de la astronomía?

Referencia: NASA

¿Se puede transmitir la hepatitis C a través del sexo oral?

La hepatitis C es un tipo de enfermedad hepática que se puede propagar de individuo a individuo

Actualmente no existe una vacuna que proteja contra la hepatitis C, aunque se pueden tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de contraer la enfermedad. El sexo vaginal y anal sin protección puede llevar a contraer infecciones de transmisión sexual pero, ¿pasa lo mismo con el sexo oral?

La hepatitis C se propaga al entrar en contacto con la sangre de otra persona. Si la sangre infectada de una persona entra en el torrente sanguíneo de la otra, esa persona puede infectarse.

En general, el riesgo de transmitir hepatitis C durante cualquier tipo de actividad sexual es bajo. Aunque es muy poco probable, podría ocurrir el contagio durante el sexo oral si alguien con hepatitis C tiene grietas y sangrado en los labios y, a su vez, el compañero o pareja tiene una herida abierta.

Eso sí, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la hepatitis C no se transmite a través de los besos o la saliva.

La hepatitis C es un virus que afecta al hígado

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 71 millones de personas tienen infecciones crónicas por hepatitis C a nivel mundial y poco menos de 400,000 mueren cada año de enfermedades hepáticas relacionadas con la hepatitis C.

No existe evidencia científica directa que demuestre que la hepatitis C se transmite solo por vía oral. Sin embargo, se debe tener precaución siempre que haya sangre presente, ya que aún podríamos infectarnos.

Si cualquiera de nuestras parejas sexuales tiene una ruptura en la piel, puede haber riesgo de que la sangre pase de una persona a otra.

Los factores de riesgo adicionales pueden incluir: menstruación, sangrado de la boca o las encías, una infección de garganta, herpes labial, verrugas genitales o herpes o labios dañados y agrietados

El riesgo de contraer o transmitir hepatitis C de una persona a otra durante el sexo oral es muy bajo. Esto es particularmente cierto en las parejas con relaciones monógamas.

Saber cómo se transfiere la hepatitis C de una persona a otra, así como comprender las prácticas sexuales más seguras, puede reducir aún más el riesgo de infección.

Factores de riesgo

-Una persona con una infección aguda a causa del virus de la hepatitis C
-Una carga viral alta
-Individuos que tienen múltiples parejas sexuales
-No usar protección de barrera, como los preservativos, durante la actividad sexual
-Actividades sexuales extremas
-Tener ya una infección de transmisión sexual o VIH

¿Cómo se transmite la hepatitis C?

Si bien la transmisión de la hepatitis C a través del contacto sexual es poco frecuente, hay muchas otras formas por las que podemos infectarnos.

El virus de la hepatitis C vive en la sangre y en ciertos fluidos corporales. Así, el intercambio de semen también puede causar infección, aunque las posibilidades de que esto ocurra son muy raras.

Además del contacto sexual, también podemos infectarnos con el virus de la hepatitis C a través de: la inyección de drogas, el uso de drogas intranasales o inhalación de drogas, tatuajes no regulados o insalubres y piercings en el cuerpo, haber nacido de una madre infectada con el virus, compartir maquinillas de afeitar, cepillos de dientes y tijeras de aseo o al amamantar, únicamente si los pezones están agrietados o sangrando, pues no se transmite en la leche materna.

Una persona con hepatitis C siempre debe tomar precauciones adicionales durante la actividad sexual para limitar el riesgo de transmitir la enfermedad a otra persona.

El gesto que te hace más popular

¿Quieres gustar más o caer mejor a las personas? Un estudio japonés ha dado con la clave.

Dos investigadores de origen japonés, Jun-ichiro Kawahara, profesor asociado de la Universidad de Hokkaido en Sapporo y Takayuki Osugi, profesor asociado de la Universidad de Yamagata en Yamagata, se propusieron investigar el impacto psicológico de dos movimientos de cabeza: asentir con aprobación y sacudir la cabeza en señal de desaprobación, de cara a evaluar el efecto de estos dos gestos sobre la simpatía y la accesibilidad a nivel subjetivo.

Esta no es la primera vez que se estudia formalmente el efecto de los movimientos de cabeza, ni tampoco la primera vez que estos dos investigadores trabajan juntos.

Un estudio anterior realizado en 2003 sugirió que asentir a lo que dice un interlocutor influye en las creencias del oyente. Sorprendentemente, el estudio reveló que cuando escuchamos un argumento débil, las personas que asienten con la cabeza tienden a estar en desacuerdo con dicha opinión.

En este nuevo estudio, publicado en la revista Perception, los investigadores pidieron a los participantes que calificaran la simpatía de una serie de figuras generadas por ordenador.

Utilizando caracteres similares generados por ordenador, los científicos colaboraron previamente para investigar el efecto de los gestos sobre el atractivo subjetivo. La investigación “demostró que el movimiento de inclinación de las figuras 3-D femeninas generadas por ordenador realzaba el atractivo percibido”.

“Ya que los movimientos de cabeza se utilizan como señales de comunicación”, los investigadores plantearon la hipótesis de que asentir con la cabeza y negar con la cabeza “modularía las impresiones percibidas de los rostros modelo”.

Asentir te hace un 30% más agradable

Para probar su hipótesis, los expertos pidieron a 49 adultos japoneses de 18 años en adelante que vieran clips cortos de figuras que asentían, movían la cabeza en desacuerdo o se quedaban quietas. Luego, los participantes tuvieron que calificar el atractivo, la accesibilidad y la simpatía de las figuras, usando una escala de 0 a 100.

En general, el estudio reveló que las figuras que asentían fueron calificadas como un 30% más agradables y un 40% más accesibles, en comparación con las figuras inmóviles o las figuras que negaban con la cabeza.

“Nuestro estudio también demostró que asentir con la cabeza aumentó principalmente la simpatía atribuible a los rasgos de personalidad, más que a la apariencia física”, especifica Kawahara.

Estos resultados fueron los mismos para los participantes masculinos y femeninos.

Según los autores, esta es la primera vez que un estudio muestra que el simple hecho de ver a alguien mover sutilmente la cabeza puede cambiar positivamente la actitud del observador hacia esa persona. Los resultados pueden ayudar a crear avatares web o robots humanoides más agradables y hospitalarios.

“Generalizar estos resultados requiere un cierto grado de precaución porque las caras femeninas generadas por ordenador se utilizaron para manipular los movimientos de la cabeza en nuestros experimentos. Se necesitan más estudios que involucren figuras masculinas, rostros reales y observadores de diferentes antecedentes culturales para aplicar estos hallazgos a realidades situaciones del mundo “, concluye Jun-ichiro Kawahara.

Referencia: Takayuki Osugi, Jun I. Kawahara. Effects of Head Nodding and Shaking Motions on Perceptions of Likeability and Approachability. Perception 2017 DOI: doi.org/10.1177/0301006617733209

Logran frenar la capacidad infecciosa del virus del sida

La clave reside en evitar la maduración del virus, impidiendo la formación de una cubierta de proteínas que ayuda al VIH a desarrollarse.

El VIH, el virus que causa el sida, ya se ha cobrado la vida de más de 35 millones de personas. Por ello, y pese a que el avance en su tratamiento ha disminuido la mortalidad y la ha convertido casi en una enfermedad crónica, hallar una cura definitiva se ha marcado con uno de los mayores objetivos de la medicina moderna.

Ahora, en un estudio dirigido por la Universidad de Delaware y la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, un grupo de investigadores ha descubierto un ‘freno’ que interfiere con el desarrollo del VIH en un agente infeccioso. Este mecanismo evita que se forme la cápside, es decir, la cubierta de proteínas que cubre el virus.

Han hecho falta siete años de detallados estudios sobre la estructura y la dinámica del VIH al principio y al final de su ciclo de vida. Los movimientos de las moléculas del virus se midieron experimentalmente y se simularon en cuadrillonésimas de segundo: mucho más rápido que el parpadeo de un ojo o el aleteo de las alas de un colibrí.

¿Cómo es la estructura de este virus?
A medida que se desarrolla el virus del VIH, se produce una cascada de eventos que afectan su estructura y capacidad de infección.

“Los virus como el VIH y sus proteínas constituyentes y las moléculas de ácido nucleico son entidades dinámicas que se expanden y reducen constantemente. Sus movimientos son como respirar”. Así lo explica la profesora del Departamento de Química y Bioquímica de la Universidad de Delaware, Tatyana Polenova.

Según Polenova, las moléculas en el virus del VIH operan en concierto, sin embargo, cada movimiento de la molécula se produce en diferentes escalas de tiempo: un escenario difícil de simular.

Gracias a tecnología de vanguardia en biomedicina, incluyendo simulaciones informáticas de alta gama y microscopía crioelectrónica, los investigadores respondieron una pregunta que llevaba mucho tiempo sin responderse: ¿cómo se produce el paso final en la maduración del virus? Es decir, el proceso por el cual un virus inmaduro no infeccioso se convierte en una partícula de virus infecciosa.

El equipo descubrió que un péptido clave (SP1) tiene que estar en una estructura altamente móvil para ser cortado por la proteasa del virus, la enzima que actúa como una cuchilla. En las simulaciones, el péptido se asemeja a un hilo delgado.

Una vez que se corta el péptido SP1, el virus VIH forma su cápside protectora y se vuelve infeccioso.

Por tanto, ¿cómo se detiene ese proceso? Los científicos demostraron que determinado inhibidor anti-VIH, llamado anti-VIH Bevirima, interactuaba con el péptido SPI, impidiendo así que se desarrolle esta cápsida del virus y, por tanto, evitando que se vuelva infeccioso.

Concentrarse en posibles objetivos farmacológicos para evitar que el VIH se vuelva infeccioso al interrumpir la maduración del virus es un objetivo constante para el equipo. Pero, de momento, no existe un tratamiento para aplicar tal hallazgo; hasta ahora, se limita al laboratorio.

Referencias: ‘Quenching protein dynamics interferes with HIV capsid maturation’. Wang M, Quinn CM, Perilla JR, Zhang H, Shirra R Jr, Hou G, Byeon IJ, Suiter CL, Ablan S, Urano E, Nitz TJ, Aiken C, Freed EO, Zhang P, Schulten K, Gronenborn AM, Polenova T. Nat Commun. (2017) doi: 10.1038/s41467-017-01856-y.