Las personas poco sociables son más creativas

Un nuevo estudio plantea que este tipo de comportamiento social estaría asociado a una mayor creatividad.

¿El secreto de la creatividad es ser un poco huraño? Una nueva investigación publicada en la revista Personality and Individual Differences ha examinado tres tipos diferentes de comportamiento social esquivo y ha descubierto que uno de ellos está asociado a un mayor nivel de creatividad: ser insociable.

Cuando las personas eligen estar solas, generalmente lo hacen por una de estas tres razones: son tímidas, les desagrada interactuar con los demás o les gusta pasar tiempo a solas. ¿Estas tres categorías están relacionadas con resultados psicológicos negativos? Este fue el punto de partida del estudio.

Muchos de nosotros tendemos a pensar en la soledad como algo indeseable, y algunos estudios confirman que demasiada soledad es perjudicial para la salud. Pero el nuevo estudio, liderado por Julie Bowker, profesora asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Buffalo en Nueva York (EE. UU.) ha encontrado asociaciones positivas en una forma específica de aislamiento social.

No toda la soledad es mala, “la motivación importa”

“Durante la niñez y la adolescencia, la idea es que si te estás alejando demasiado de tus compañeros, te estás perdiendo interacciones positivas como recibir apoyo social, desarrollar habilidades sociales y otros beneficios de interactuar con tus iguales”, explica Bowker. “Esta puede ser la razón por la que se ha puesto tanto énfasis en los efectos negativos de evitar el aislamiento de los compañeros”.

Sin embargo,”tenemos que entender por qué alguien se está alejando o aislando, para comprender los riesgos y beneficios asociados. La motivación importa”, dice Bowker.

En su estudio, los expertos pidieron a 295 participantes que completaran una serie de cuestionarios sobre su motivación para querer estar solos, y su creatividad, sensibilidad a la ansiedad, predisposición a la depresión y la anhedonia social, es decir, la falta de placer o divertimento en las actividades sociales.

Los participantes eran “adultos emergentes”, con una edad promedio de 19,31 años. Bowker y sus colegas también evaluaron los llamados sistemas de activación conductual (BAS) y los sistemas de inhibición del comportamiento (BIS) de estos participantes (que sirven para distinguir entre diferentes tipos de abstinencia social).

Los resultados revelaron que las personas poco sociables eran más propensas a ser altamente creativas. Se trata de “la primera evidencia de un beneficio potencial” de ser insociable.

Por el contrario, ser tímido y evitar relacionarse con los demás se correlacionaron negativamente con la creatividad, lo que significa que cuanto más tímida o evasiva es una persona, menos probable es que sea creativa.

“Las personas tímidas y evasivas pueden ser incapaces de usar su tiempo de soledad de manera feliz y productiva, tal vez porque están distraídos por sus cogniciones y temores negativos. Por el contrario, los jóvenes insociables pasan más tiempo solos que con otros, pero no son antisociales. No inician la interacción, pero no rechazan las invitaciones sociales de sus compañeros “, aclara Bowker.

“Por lo tanto, los individuos insociables pueden tener suficiente interacción entre pares para que, cuando estén solos, puedan disfrutar de esa soledad. Pueden pensar creativamente y desarrollar nuevas ideas, como un artista en un estudio”, finaliza Bowker.

Referencia: How BIS/BAS and psycho-behavioral variables distinguish between social withdrawal subtypes during emerging adulthood. Julie Bowker et al. Personality and Individual Differences 2017 DOI: doi.org/10.1016/j.paid.2017.07.043

Encuentran una mutación en los amish que alarga la vida

Esta rara mutación genética, presente en una única familia en el mundo, permite que vivan más sanos y por más tiempo.

Durante cientos de años, el hombre ha tratado de encontrar el secreto de la longevidad. Si bien la medicina moderna, la higiene y la alimentación han aumentado considerablemente la esperanza de vida de las sociedades humanas, el secreto para alargar la vida lo poseen, curiosamente, unos posos miembros de los amish, aquellos que viven como se hacía hace algo más de un siglo.

Pero no tiene nada que ver con su estilo de vida, sino con una rara mutación genética única en el mundo.

La primera mutación genética que parece proteger frente al envejecimiento en humanos ha sido descubierta entre los miembros de una antigua orden de amish, que viven en las cercanías de Berna, Indiana, (EEUU), tal como reportan científicos del centro Northwestern Medicine, y publicado en la prestigiosa revista Scientific Advances.

La familia en cuestión, que posee esta rara mutación, vive un diez por ciento más que el resto de amish. Los miembros de esta familia viven en promedio 85 años, mucho más tiempo que su promedio de vida previsto de 71 años para los amish en general, una previsión que no ha cambiado mucho en el último siglo.

Según las observaciones, los miembros de esta familia de amish tienen los telómeros (estructuras que recubren los extremos de los cromosomas y protegen la información genética) un diez por ciento más largos.

La longitud de los telómeros es el baremo de la longevidad. Cuanto más largos sean los telómeros, mayor esperanza de vida y menor incidencia de enfermedades. De hecho, los amish con esta mutación presentaron también menor incidencia de diabetes y niveles más bajos de insulina.

Ahora, un fármaco experimental que recrea los efectos de la mutación está siendo testado en humanos, para comprobar su protección frente a algunas enfermedades relacionadas con el evejecimiento: por ejemplo, lo son las demencias como el alzhéimer; pero también el cáncer.

¿En qué consiste esta mutación?
Estos individuos amish tienen niveles muy bajos del gen PAI-1, inhibidor del activador del plasminógeno, una proteína que comprende parte de una “huella digital molecular” relacionada con el envejecimiento o la muerte de las células.

Aunque ya se sabía que el PAI-1 estaba relacionado con el envejecimiento en animales, no estaba claro cómo afectaba el envejecimiento en humanos. Y esta es la primera vez que esto se encuentra en una familia.

“El hallazgo nos asombró debido a la consistencia de los beneficios antienvejecimiento que observamos”, dijo el Dr. Douglas Vaughan, autor principal del artículo, que ha estado estudiando PAI-1 durante casi 30 años.

“Por primera vez obsevamos un marcador molecular del envejecimiento (longitud de los telómeros), un marcador metabólico del envejecimiento (niveles de insulina en ayunas) y un marcador cardiovascular del envejecimiento (presión sanguínea y rigidez de los vasos sanguíneos): todos ellos siguiendo la misma dirección en estas personas, protegidas de los cambios relacionados con la edad “, explica Vaughan.

Es decir, no solo viven más tiempo, sino que viven más sanos. La forma ideal de longevidad humana.

¿Quiénes poseen ‘la mutación de la longevidad’?
Según los investigadores, la mutación fue introducida en la familia amish por agricultores de Suiza, que se mudaron a la zona a mediados del siglo XIX. Dos de sus descendientes, que portaban la mutación, se casaron con la comunidad amish. De hecho, la comunidad amish fuera del área de Berna no tiene esta mutación.

“Esta es la única familia en el planeta que tiene esta mutación”, afirma Vaughan. “Es una ‘mutación privada'”.

¿Cuántas veces al día se debe hacer caca?

os hábitos intestinales dicen mucho sobre nuestra salud y cómo de bien está funcionando nuestro cuerpo. ¿Qué es lo normal y qué no?

Aunque puede ser vergonzoso hablar sobre evacuaciones intestinales, pueden ofrecernos pistas valiosas sobre lo que está sucediendo en el organismo. Hoy os mostramos las respuestas a algunas preguntas relacionadas con hacer caca que probablemente te resulten demasiado embarazosas hacerlas tú mismo.

¿Cuántas veces al día es lo normal?

En este caso, lo que es normal para una persona puede no serlo para otra. Un estudio de 2010 publicado en la Revista Escandinava de Gastroenterología encontró que el 98% de sus participantes iba al baño entre 3 veces a la semana o incluso 3 veces al día (después de cada comida prácticamente). No hay una cifra correcta para todos, pues la mayoría de las personas tiene su propia rutina para ir al baño la misma cantidad de veces al día y durante el mismo tiempo. Desviarse significativamente del patrón regular puede considerarse saludable, pero también puede indicar el desarrollo de un problema estomacal o intestinal.

¿Qué factores afectan a la frecuencia con la que hacemos caca?

La frecuencia con la que una persona va al baño puede variar mucho y depende de una variedad de factores que incluyen:

Ingesta de líquidos

Debido a que el intestino grueso absorbe el exceso de agua, no beber suficientes líquidos puede endurecer la caca y hacer que sea más difícil de eliminar.

Edad

El estreñimiento a menudo se asocia con el envejecimiento, pues hace que el intestino disminuya su velocidad, por lo que la caca no pasa tan rápido. Además, es más probable que una persona mayor tome medicamentos que puedan interferir con sus hábitos habituales de defecar.
Actividad física

Mantenerse activo ayuda a que el colon funcione mejor y mueve las heces a través de los intestinos de manera más eficiente. Cuando alguien experimenta estreñimiento o una digestión lenta, salir a caminar o correr puede ayudar a que todo se mueva con más regularidad.

Dieta

Una dieta alta en fibra nos ayudará a tener deposiciones más regulares. Una dieta que carece de fibra puede provocar estreñimiento u otros problemas digestivos. Y es que lo que come una persona juega un papel importante en la frecuencia con la que va al baño.

Historial médico

Algunas afecciones médicas y medicamentos pueden afectar la salud intestinal y hacer que una persona vaya al baño más o menos a menudo de lo normal. Las enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, e incluso un virus básico de la gripe estomacal, pueden cambiar la frecuencia con la que una persona hace caca.

Hormonas

Algunas hormonas, como la progesterona y el estrógeno, pueden afectar la frecuencia conque una mujer va al baño. Por ejemplo, algunas mujeres experimentan una mayor frecuencia de defecación en los días previos y al comienzo de su período.

¿Qué es lo normal?

Los hábitos saludables del intestino significan que alguien está defecando regularmente y que la caca es suave y se expulsa fácilmente. Los movimientos intestinales regulares permiten que el colon se vacíe sin dolor o incomodidad.

¿Qué NO es normal?

Las heces acuosas (diarrea) indican que se están moviendo a través del colon muy rápidamente, generalmente como resultado de irritación, como una infección u otra fuente de inflamación.

Tener diarrea crónica puede provocar deshidratación o desequilibrios electrolíticos.También puede conducir a falta de nutrientes en el organismo porque el intestino no puede absorberlos cuando la caca se mueve tan rápido.

Fuente: MuyInteresante