Perder peso poco a poco es más seguro

Cada vez son más las mujeres persuadidas de que las grasitas de más no representan exclusivamente un problema estético, sino que además perjudican la salud. No obstante el 50 por ciento de los habitantes del mundo occidental padecen sobrepeso, más del 30 por ciento de los adultos es obeso, y casi una cuarta parte de los niños y adolescentes sobrepasa lo que deberían pesar de acuerdo a su talla y edad.

El resultado es un frenesí de personas interesadas en hacer dietas y ejercicios físicos que no conducirán a mucho si no llevan implícito un verdadero cambio en los estilos de vida.

Aquí van algunos detalles que podrían ayudar en el propósito de aligerar lo que marca la báscula.

Trucos para perder peso poco a poco

Es preferible muchas veces poco, que pocas veces mucho
Comer pequeñas porciones 5 ó 6 veces al día es preferible que 3 grandes platos. Esas pequeñas raciones pueden ser de 300 a 400 calorías, suficientes para que el azúcar mantenga un nivel fijo en la sangre y evita la sensación de hambre continua. Estas porciones deberán combinarse con proteínas (20 al 25 por ciento), carbohidratos (55 al 60 por ciento) y grasa (15 al 25 por ciento).

Carbohidratos, ¿cuáles elegir?
Las legumbres, frutas y verduras con fibra ayudan a prevenir la diabetes Tipo II y proporcionan vitaminas en abundancia. En cambio, los carbohidratos refinados y simples, como el pan blanco y las papas, provocan grandes variaciones de los niveles insulina y estimulan el hambre.

No elimines las grasas, selecciónalas y dosifícalas
Los ácidos grados omega-6 y omega-3, que se encuentran en casi todos los pescados y algunas nueces, mantienen la sensación de saciedad y reducen verdaderamente los niveles de colesterol “malo”. Opta por las grasas mono y poliinsaturadas que se encuentra en las aceitunas y nueces, antes que las saturadas de las carnes y lácteos.

Bebe abundante agua
El agua es el mejor líquido para el cuerpo, y no tiene calorías. Tómala en lugar de gaseosas, jugos artificiales, cervezas y el alcohol, que tienen muchas calorías pero poco o nada de valor nutritivo.

Lleva un registro alimenticio
Cuando te preguntas por qué engordas, seguramente olvidas las dos galletitas que pellizcaste en la tarde, o el vaso de vino que tomaste en la cena. Esto es normal a menos que lleves un registro detallado de los alimentos que consumes diariamente. Esta herramienta puede serte útil para identificar y cambiar ciertos patrones errados de alimentación.

Incluye una rutina física en tu jornada diaria
El ejercicio físico es básico para garantizar una efectiva pérdida de peso y mantener la forma. Una rutina óptima incluye aeróbicos, entrenamientos de fuerza y flexibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *